Por Mgter. Luciano Crisafulli, Operation Manager, Alaya Capital.

Las startups, por sobre otros modelos organizativos, tienen la ventaja de ser compañías ágiles con fuerte orientación hacia la innovación. Además son dinamizadoras de la economía, dotándola de mayor productividad y valor agregado.

Considerando su importancia surge el interrogante acerca de qué necesita una startup para crecer globalmente. Seguramente la primera respuesta que se nos viene a la cabeza es ¡Dinero! Sin embargo, existen otros factores complementarios que también deben ser tenidos en cuenta.

¿Cuáles son los principales factores determinantes del desempeño de una startup?

Para responder a esta pregunta, William Gross, Director en IdeaLab (donde se han desarrollado más de 150 emprendimientos tecnológicos en los últimos 20 años), realizó un interesante estudio (resumido en una TED Talk) para analizar cuál es el principal factor de éxito para una startup. De acuerdo a su experiencia, ese factor crítico debería estar entre los siguientes cinco: idea, equipo, modelo de negocio, financiamiento y “timing”.

La idea de negocio es, sin duda, uno de los factores más importantes a la hora de explicar el éxito del emprendimiento. Si la idea no responde a una necesidad (o preferencia) de mercado difícilmente prospere el negocio.

El equipo por supuesto es otro factor clave. Un equipo interdisciplinario con experiencia en las áreas de tecnología, diseño, comercialización y financiamiento tendrá mayores probabilidades de éxito.

El modelo de negocio hace referencia principalmente a cómo monetizar la propuesta de valor, dependiendo el rubro convendrá hacerlo a través de venta directa, suscripción, publicidad.

El financiamiento es tal vez el factor que menos explicación requiere. Mientras mayores son los fondos disponibles, mayores las posibilidades de llevar rápidamente la idea al mercado.

El quinto factor es el timing, tal vez el más difícil de maniobrar por la cantidad de variables exógenas a considerar. El timing hace referencia a la relación entre los tiempos de nuestro proyecto con los tiempos del mercado en términos de gustos y preferencias de los consumidores, tecnología de la competencia, situación macroeconómica, entorno institucional, entre otros.

¿Existe un factor determinante más importante que el resto?

Gross realiza un análisis comparativo entre startups exitosas como Airbnb, Instagram, Uber, YouTube y Linkedin y otras con mucho financiamiento pero que no obtuvieron el resultado esperado como Webvan, Kozmo, Pets.com, Flooz y Friendster. De allí concluye que el principal factor de desempeño es el timing, seguido por el equipo y la idea. El modelo de negocio y el financiamiento ocuparon el cuarto y quinto lugar respectivamente.

Un comentario que podría realizarse sobre el estudio es que no destaca al networking como factor clave de desempeño. Si bien en entornos consolidados como en Silicon Valley (donde se realiza el estudio) la vinculación es un factor natural, las startups radicadas en Latinoamérica deben trabajar fuertemente en el acceso a redes globales en pos de conseguir clientes y/o inversores que favorezcan la escalabilidad del proyecto.

Otro comentario que surge es si tiene sentido destacar un factor individual de desempeño por encima del resto. El timing es determinante del éxito del proyecto en la medida que esté acompañado de un buen equipo y una buena idea. Precisamente por la complementariedad de los factores podría intuirse que la sinergia entre ellos es la que verdaderamente explica el éxito.

Lo que sí queda claro en el mensaje de Gross es que hay factores más importantes que el dinero sobre los cuales es prioritario trabajar para alcanzar el éxito. Puede haber mucha disponibilidad de presupuesto, pero si el timing, el equipo y la idea no son lo suficientemente buenos, el proyecto fracasará. Por el contrario, en palabras de Gross: “si tienes bajo presupuesto pero estás ganando tracción, luego es fácil conseguir fondos”.